28 de septiembre de 2011

Confesiones de una Ama de Casa...



Tengo dos debilidades…

Me excitan los lugares oscuros y los lugares solitarios…

Los lugares oscuros son también silenciosos, así que el sonido se convierte en nuestros ojos y dibuja imágenes tan dulces o perversas como nuestros pensamientos. En medio del silencio cualquier susurro dibuja una historia, el roce de la piel, unos dedos recorriendo humedades, un gemido que intenta quedarse oculto… Aun sin luz nuestra mente hace que todo sea visible y no puedo resistirme… me gusta entregarme a esa privacidad disfrazada, a imaginar y ver en medio de la oscuridad… ser una con ella… y volverme salvaje y hambrienta… como en las noches al origen del tiempo, cuando la oscuridad no te permitía ver de quien era la mano que te acariciaba, pero no podías evitar sentir el placer y desear que jamás terminara… Sin nombres sin límites… las sensaciones más primitivas en mi, salen a flote cuando se apaga la luz…

Si... Me gustan los lugares oscuros…

Los lugares solitarios me excitan porque tienen el encanto de la libertad… que harías si estuvieras un día en un lugar abandonado? Sin nadie que observe, sin nadie que juzgue… sin nadie que pida que te detengas…

Cuando supe que vendría a Chile a compartir la vida con mi Dueño, quedarme sola por el día mientras El tenía que ir a la oficina no se me planteaba como un castigo… siempre supe que estaba en nuestras manos darle la forma de nuestros deseos… La delicia de recorrer desnuda cada pasillo, cada habitación… Verme con tacos y un diminuto colaless sin otro motivo que el de sentirme y disfrutarme.

Tener que lavar los platos con un plug abriendo mis entrañas, no hay nadie que mire, no hay nadie que prohíba, solo yo y mis pensamientos… sola con las sensaciones de mi cuerpo…
Limpiar su oficina estando en cuatro patas, con una linda cola penetrándome y moviendo mis caderas,  la cámara de la pc puede estar encendida o quizás no… pero al imaginar que me observa todo parece cambiar de color…

Sentarme frente a la computadora… con una falda, penetrada con un vibrador encendido y tener que hacer una videollamada a alguien que no tiene idea de las sensaciones de mi cuerpo, de mi placer… de mi desnudez interior.

Y es que hace mucho que aprendí a disfrutar mi desnudez de mil maneras, hace mucho que vencí los tabúes tontos y descubrí que el placer tiene mil caras y que muchas de ellas se parecen a mí.
Me gusta ver mi cuerpo, aun con sus imperfecciones, disfruto ver como la ropa ajusta mis senos, como un vestido transparente me hace sentir vestida y expuesta al mismo tiempo, me gusta ver mis pezones endurecidos, mis nalgas desnudas…

Provocarme, disfrutarme… sentirme para El…

Lo confieso… me excitan los lugares solitarios…. Y ahora paso a solas muuucho rato…

3 comentarios:

Amo Y Sr dijo...

que cosas!!!!!


menudo post.....

angzalais dijo...

Todavía recuerdo leerte cuando buscabas, el encuentro, la preparación del viaje, el viaje, la llegada...

Gracias por compartir una parte de tu vida con los que te leemos.

Gracias por compartir este escrito con tu día a día.

Enhorabuena y suerte!

Sweet dijo...

Pues como pez en el agua, jijijiji!!!

Buen finde, Verónica!
Muaksssss!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...