15 de mayo de 2010

Transforma la noche...


Ella suspiró… no tenía caso seguir intentando dormir.
Estaba agotada, las últimas noches no había hecho otra cosa que retorcerse entre las sabanas tratando de encontrar alguna posición medianamente cómoda que le permitiera relajarse, pero la cama tenia vida propia y parecía decidida a robarle sus sueños, las noches se hacían lentas y agotada se levantaba cada mañana, con el cuerpo pesado y la mente nublada.
El reloj que tenia en su mesa de noche, marcaba con firmeza las 2.21am… Ella bajó de la cama y fue hasta su ventana, aun envuelta en las sombras. En apariencia la ciudad dormía en calma, pero Ella sabía que la vida rugía aun en los rincones más oscuros y que esa calma en la que podía perderse no era más que el refugio del corazón de la ciudad, eran esas noches las cómplices de los amantes y los verdugos, eran las sombras las que cobijaban las lagrimas de los solitarios y las que inspiraban los versos de los poetas. Eran las noches las que purificaban la ciudad y le permitían un amanecer de colores vivos y calores que daban vida.
Así es mi vida – Pensaba ella mientras contemplaba las solitarias calles de la ciudad – oculto en las sombras mis verdaderas pasiones y reflejo solo la felicidad que esas pasiones me permiten.
Es mi alma sumisa la que vive en la sombras, oculta de quienes no saben apreciarla, escondida de quienes quieren aprovecharse… pero latiendo como mi propio corazón, dándome vida y aliento.
Seria posible el abandono?
En los últimos días se había encerrado y dejado abrumar por un montón de preguntas, dudas, situaciones y había decidido que lo mejor era abandonar ese mundo… El no era más que la personificación de un sueño infantil y la realidad era que en sus días Ella seguía sola… buscando con desesperación un rostro que no existía, un hombre que no llegaría.
Y cuando la frustración la abrumara, Ella se sentó y escribió una carta de despedida.
Ya no era feliz. Y abandonaba…
Ahora, en mitad de la noche, con una ciudad desnuda frente a ella, se preguntaba si ese abandono era posible aun cuando sabia que el camino al olvido no existe y que el camino hacia la indiferencia es doloroso y está lleno de incertidumbre.
Ella sentía vergüenza de si misma… de sus inicios y sus finales, de sus esperanzas puestas en la persona equivocada, de buscarlo a El en cada cuerpo, en cada sensación, en cada noche. Esperanzas inútiles, sueños burlados, círculos de vicio y de dolor que Ella lograba romper, pero que dejaban heridas dolorosas y cicatrices cada vez más difíciles de sanar.
Cuánto quisiera poder comenzar desde cero, sin la prisa del miedo, o de la desesperación, sin temor de abrazar la soledad…
Al mirar la ciudad, entendía que podía dejar que la oscuridad lo cubriera todo, pero aun así, las pasiones seguían vivas en medio de la noche…
Podía hacer silencio, pero solo conseguiría que los suspiros de sus deseos se escucharan con más fuerza.
Ella miraba la ciudad y las lágrimas corrían por sus mejillas con una suavidad que la acariciaba… Sentía la brisa fresca que rozaba su piel y poco a poco dejó caer su cuerpo al pie de la ventana. El frío del piso lejos de alejarla, le hizo sentir segura, abrazó sus rodillas y entonces todo fue incontrolable…
Las lagrimas comenzaron a desbordarla y Ella recordó noches prohibidas, sueños cumplidos, pasiones que inundaban sus sentidos… Allí, acompañando a la ciudad en su noche, Ella se atrevió a mirar como nunca antes las huellas que había dejado en el camino. Y lloró, de rabia, de dolor, de miedo, de súplica… Lloró por El, por su silencio, por su distancia, por su ausencia… Lloró por la fe que quería arrancar de su corazón, lloró por la fuerza con la cual su sumisión resistía y lloró porque las dudas iban cediendo espacio a la serenidad y por primera vez en muchas noches, ya no luchaba…
El sueño comenzó a llegar poco a poco, y Ella acurrucó su cuerpo en el piso y cerró sus ojos.
Sabía que al despertarse nada volvería a ser como antes…. Ella era la ciudad y la ciudad era su historia… Y en la noche a pesar de la calma, su corazón latía alimentado en la oscuridad por los amantes, los poetas y los locos que daban una parte de ellos en ofrenda a sus pasiones, a su esencia, como tributo a sus sueños y al alma que deseaban que siguiera viva… Y en el amanecer, la luz del sol iluminaba pero era la pasión que ocultaba la noche la que permitía que mas allá de la luz, resplandecieran las calles con los tesoros que se ocultaban, con las ofrendas y las sonrisas, con el placer, las perversiones, los sueños, la lujuria, la paz y el amor que se desbordaba en cada noche… Las lágrimas también limpian el alma, aun en los lugares donde la luz solo ha llegado en un reflejo.

Ella no volvería a ser como antes… Y era esa certeza la que dibujaba una sonrisa en su rostro al tiempo que su cuerpo, relajado y vencido encontraba finalmente el camino a casa…
Quizás si Ella dejaba de buscarlo... El vendría…

2 comentarios:

iara dijo...

Estimada ella, nadie dijo que este camino fuera fàcil de recorrer. Pero sabes se aprende mucho. Y sobre todo se aprende a valorarse a si misma. Hay conductas y ocasiones que debemos vivir que aunque suene extraño dado que hablamos de sumisa y Amo hacen que tu autoestima este por el suelo.

Si, nosotras las sumisas, las esclavas amamos y mucho. Pero no debemos dejar todo de un lado si estamos en una relación que no nos ofrece lo que deseamos.

No se, tal vez despues de todo lo que me ha pasado, he comprendido cosas que antes no entendia.

Y si, decepción... decpecion por mi misma porque aun creo donde no hay nada que creer, y decepción porque vi y vivi con mi sporpios ojos que la gente no cambia.

Ojalás que todo esto te ayude a ti como mujer y a tu experiencia como persona. Si me necesitas y quieres hablar busca elmail y escribeme, estare con los brazos abiertos.
Un beso enorme

garinoska dijo...

Si bien este camino no es facil de recorrer, ciertas situación que se nos presentan en ese andar no las hacen más facil, pero todo es un aprendizaje sea bueno o malo siempre deja algo, algo que nos ayuda a conocernos a nosotras misma y eso es importante para valorar, para mirar y seguir hacia delante.
Un beso, y un placer leerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...