5 de junio de 2010

Intentando respirar




Hace casi dos años y medio escribí una entrada titulada "Y aun te espero..." era una entrada corta, que decía:
Hace dos días que no se de ti, y me pregunto si es un castigo, una circunstancia, una casualidad, un olvido..."
Durante estos dos días me he debatido entre extrañarte y molestarme por no dejar de extrañarte.. Aun hay una parte de mi que se resiste a ceder y que me crea tropiezos y malos ratos.. He pensado, he pensado mucho, en mi soberbia, en la distancia, en los silencios.
Al final creo que tu ausencia se debe solo a la realidad, a la cotidianidad de tus actividades, a tu vida sin mí... Y vuelve mi soberbia y me molesto porque mi vida por el contrario esta llena de ti, aunque mi cotidianidad quiera invadirte el espacio.
Sigo aquí.. y mañana también estaré... Hasta el día que te encuentre....
Publicado por Verónica en 19:05
Que pocas cosas han cambiado...

Dos años después sigo sin entender cuándo el silencio se vuelve castigo, circunstancia, casualidad o sencillamente olvido... Y sigo sufriendo por el...

Creía que dos años después todo sería distinto... hoy debo aceptar que no es así, con más recuerdos, con algunas cicatrices en la colección, pero sigo siendo la misma sumisa soñadora y curiosa que arrancó a caminar hace algunos años, sin saber donde entrar, con quien hablar, cómo comportarse... pero esperanzada de que un día alguien cambiaría esa historia.

Desde entonces me he enfrentado al silencio muchas veces y lo he odiado por su dureza, por su frialdad, por dejarme desnuda con mis miedos y mi incertidumbre...

A veces también creo que el silencio es sencillamente cobardía, no ser capaces de decir algo porque es reconocer la culpa en el error, o comodidad... no es decir que sí ni que no, sino dejar las posibilidades a mano...

Se que hay quienes ven el silencio como arma de enseñanza para que la sumisa aprenda una de las cosas mas difíciles... "ser paciente...” y no dudo que en algunos momentos, eso haya dado buenos resultados... Pero créanme, cuando se comienza una relación, quedarse de pronto en silencio sin mayores explicaciones... no ayuda mucho a cultivar la paciencia, pero eso sí... Logra convertir el terreno más desértico en tierra fértil, donde florecen las dudas y la decepción. Al igual que permanecer en silencio cuando esa misma sumisa dice "Amo, Le necesito, necesito que hablemos…
Permanezco horas y horas frente a la PC contemplando ese dibujito en verde que me hacía sentir esperanzada y ahora es solo un recuerdo permanente de un silencio que no encuentra razones. Abro la ventana, saludo... escribo un email, pensando que no recibe mis mensajes por MSN y al final concluyo que un extraño virus se ha apoderado de mi PC y bloquea exclusivamente los mensajes que El me envía.... Así pasa el tiempo... Hasta que desaparece el verde esperanza y da paso a la gris desolación... Se ha desconectado... tan silencioso como había llegado.

No dejo de pensar razones, de inventarme excusas... Hasta que me obligo a mirarme con sinceridad y admitir que cinco días de silencio no son una casualidad, sino una decisión que debo aceptar.

Y vuelve a resquebrajarse mi fe... y me siento como "El diamante Hope" la hermosa y valiosa sumisa que nadie desea tener a sus pies, la sumisa entregada que agota a quien la posee...
Será que poseo alguna maldición que me hace robarle la felicidad a quien me guía?
Llevo días y noches enteras dándole vueltas.... No como un simple lamento mientras me siento a lamer mis heridas, sino como un examen de conciencia donde trato de ver mis errores.

Sucede que soy muy apasionada, que no conozco otra forma de entregarme que no sea dándolo todo a mi Señor, no conozco otra forma de verdad que la transparencia... Quizás por eso las frases que he escuchado "eres un gran placer como sumisa, pero el precio a pagar por ti es demasiado alto" o sino, "tu entrega me asusta", o tal vez "eres una verdadera sumisa, pero no puedo guiarte" y así... es inevitable que no recuerde cómo a mis 19 años perdí un excelente trabajo porque era buena... y mi jefa no supo apreciarlo y tuvo miedo y me dijo "se que nunca tendré una asistente como tú, que esto significa inclusive pérdidas económicas... pero esto ya es algo personal, no deseo seguir trabajando contigo” y fue la primera vez que tuve que aceptar que eso de ser buena en lo que haces también te cierra las puertas.

Y pienso... Será lo mismo que sucede ahora?
Creo que soy una buena sumisa, sencillamente porque es algo que siento, que vivo, que me apasiona, es algo que no puedo negociar o condicionar... es mi esencia...
Porque de la mano de mi Señor no hay límites, sólo letreros de "terreno peligroso” donde le indico que debe pisar con más cuidado, ser más paciente, porque el terreno es sensible y puede hacerme daño sin querer.
Porque salto al vacío si El me dice que estará abajo esperando por mi y le creo!!
Porque se convierte en mi sonrisa y mi sangre... en la vida que corre por mis venas y la luz que me guía...
Porque solo soy libre a sus pies y porque sin Su collar en mi alma mis alas están atadas a la espalda y no me dejan volar…
Porque no soy sumisa de complacencias, no soy sumisa porque no tenga otra opción... Al contrario, soy sumisa porque ésta es mi opción... y es la opción en la que soy feliz y busco hacerLe feliz.

Que alguien por favor me diga donde está mi error??

Y sólo basta releerme... Todas esas cosas por las que creo que soy una buena sumisa, son las razones que me convierten en alguien asfixiante y que al final se queda sola...
No lo se… sigo haciéndome preguntas… pero sigo tropezándome una y otra vez con el silencio… Y ya he escuchado eso de que “las respuestas solo están dentro de mí” pero dentro de mí, hay una esperanza estúpida y masoquista que decide intentarlo cada vez y que parece que cuando quiere levanta la voz tan alto que no me deja escuchar nada mas… cuando me rindo a ella… termino escribiendo después entradas sin sentido como ésta.
Silencio, esperanza, paciencia, entrega, sumisión… bailan para mi las palabras… a momentos me acarician, a momentos me condenan… y el maldito silencio que me tiene presa en el limbo… donde no hay libertad ni condena… solo la nada… la incertidumbre… y esa sí logra ahogarme…

Por eso estoy aquí, escribiendo… intentando respirar.

5 comentarios:

rossella de AnP dijo...

Pocas palabras puedo añadir a este largo "intentar respirar"... sólo k te entiendo perfectamente...

Sé tambien de ese "silencio"... tambien yo lo "comí" hace un par de años... no hay explicación y las dudas te invaden y te corroen... y piensas... k hice mal??? seré buena o mala sumisa??? en k fallé???

Pero sabes... para nada somos malas sumisas si nuestra entrega es verdadera y nuestro sentir aún lo es más...

Y llegará el momento k sin esperarlo ALGUIEN se cruzará por tu camino y no dejará k esas dudas, esos silencios vuelvan de nuevo...

Petonets y un abrazo muy fuerte desde mi corazoncillo

jade dijo...

Quizá pueda sonar contradictorio pero... cuando se llega a un punto en que ya no encuentras respuestas dentro de ti, cuando estas harta de analizar cada paso y actitud, cuando sabes con certeza que no ha nada malo en tu interior en ese aspecto... es el momento de mirar hacia afuera y preguntarte si esa persona que se queda en silencio, tiene alguna razón o circunstancia actual y que justifica de algúnmodo dicha actitud, o si por el contrario, no es merecedora de ti.

No tengo nada mas que añadir, ya que en esta ocasión siento mucha certeza y seguridad en tus palabras ;)

Un beso y mucho ánimo!

morgan dijo...

Vero no será la persona adecuada para tí. Todavía no has encontrado el Amo que necesitás. Pero no te desanimes, lo verdaderamente bueno lleva tiempo. Sé que la soledad es dura pero a veces es mejor estar sola que mal acompañada. Cariños.

alexia {All} dijo...

Tu pregunta:
Que alguien por favor me diga donde está mi error??

Esta muy claro que el error no esta en ti,no le des mas vueltas a eso princesa, quizás hoy solo sea un momento para que comprendas lo valiosa que eres y que no cualquiera puede darse el lujo de tenerte a ti como suya, solo quien tenga el suficiente respeto por lo que eres y lo que vales se ganara el preciado tesoro que guardas dentro.

Te deseo calma, serenidad y luz para que tu cabecita se sienta en paz con su parte porque das lo mejor de ti y eso nunca debes olvidarlo.

Recibe un beso enorme y animo veronica.

angzalais{E} dijo...

Hola Veronica,

no nos conocemos de nada, recalo en tu blog como nos pasa muchas veces, de blog en blog, de seguidor en seguidor y te leo, leo tu última entrada y no me puedo resistir a saber más de tí para decirte algo;

Eres demasiado buena para mí o para esto.

Esa frase, en todas y cada una de las facetas de la vida, significa;

No soy lo demasiado bueno para tí.
No soy lo demasiado valiente para tí.
No soy lo demasiado sincero para seguir.
No soy lo demasiado humilde para quedarme.

Estoy segura que en tu camino habrás errado, como todos nosotros, pero coincido plenamente con mi querida rossella de AnP, un día, sin querer aparece alguien que te enseña que el Bdsm no es nada más que una relación entre dos personas que debe basarse en la confianza y el respeto.

Desgraciadamente muy pocas personas son capaces de confiar sin reservas y las que lo hacen, en ocasiones, lo hacen en alguien que no merece ser respetado.

Suerte y, no sé, suena raro de alguien a quien no conoces pero...ya sabes dónde encontrarme :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...